Alquilar un coche en Cuba

Si estáis preparando una ruta por Cuba por vuestra cuenta hay varias maneras de desplazarse por el país: avión, autobús y taxi son las más comunes. Sobretodo las dos últimas. También hay tren, pero durante la preparación del viaje y en nuestra estancia allí no vimos que sea un medio de transporte muy común o destacado, al menos entre los turistas.

Taxi en Trinidad

Nosotros queríamos recorrer la isla con libertad y a nuestro aire, sin depender de horarios ni chóferes, así que optamos por alquilar un coche y he aquí la piedra en el camino con la que tropezamos en nuestro viaje. Queremos destacar que nuestras recomendaciones se basan en nuestra experiencia aunque esto no significa que sean del todo acertadas y, evidentemente, habrá quien pueda opinar distinto.

Los coches de alquiler en Cuba suelen ser coches nuevos y modelos europeos o chinos como Peugeot, por ejemplo. En cambio, los coches antiguos que todos vemos en fotos no los alquilan, se usan como taxis o coches particulares de los propios cubanos.

Antes de ir a Cuba nos recomendaron alquilar el coche desde aquí porqué sino podíamos encontrarnos con que no quedasen coches en las agencias de allí. Después de mucho investigar, reservamos un coche en la web de Havanatur. Tenían coches disponibles y nos dieron la opción de recoger el coche en Santiago y dejarlo en La Habana. Antes de pagar les hicimos mil preguntas que contestaron con bastantes retrasos. Hicimos el pago con tarjeta de crédito y nos pidieron firmar unos papeles. Y sólo teníamos que esperar a recibir un “voucher” para recoger el coche 72 horas antes del inicio del alquiler. Una vez tuvieron todos los documentos dejaron de contestar, les pedimos el bono para poder imprimirlo en casa con antelación, por activa, por pasiva y nada. Esto nos puso en alerta.

Unos familiares que viajaban a Cuba unos días antes que nosotros habían alquilado coche con la misma agencia y cuando llegaron a la oficina de alquiler en Santiago de Cuba, ésta no existía. Se quedaron sin coche y a pesar de reclamar no les devolvieron todo el dinero. Además, coincidimos en nuestro alojamiento con unas chicas que habían reservado con la misma compañía y las habían estafado también. A todo ello, ellos recibían de nuestra parte un correo electrónico cada día. Con todas estas experiencias previas decidimos visitar una oficina de la agencia en La Habana antes de volar a Santiago para intentar obtener un poco más de información, a lo que nos respondieron “Nosotros no tenemos esa sofisticación” refiriéndose a que no tenían una base de datos de reservas centralizada y consultable por Internet…

Vaya, que nos preparamos para lo peor y decidimos que iríamos a denunciarlo una vez aterrizásemos en Santiago de Cuba. ¡Pero sorpresa! Al llegar allí recibimos un correo electrónico de la compañía explicando que se habían quedado sin coches de nuestra categoría y que nos devolvían el dinero y… ¡así fue! Una suerte, en parte, no nos habían estafado pero no teníamos coche. En el correo nos ofrecían un coche de categoría superior en el aeropuerto pero antes de ir, decidimos gestionarlo en una agencia de alquiler de coches Cubacar que había justo en frente de la Plaza Céspedes de Santiago.

A primeras nos dijeron que no tenían ningún coche pero ahí entró al ataque la insistente de Gemma, que no se daba por vencida con un no, y ya había descubierto que en Cuba no hay conformarse con la primera negativa que te dan. Insistiendo, nos dijeron que lo mirarían y nos dirían alguna cosa antes de cerrar la oficina a las 20h. Finalmente, la suerte estaba de nuestro lado: teníamos coche al mismo precio y para el mismo día que habíamos reservado.

Así que id mentalizados de que el alquiler de coches en Cuba es poco menos que una odisea. Por nuestra experiencia, creemos que es mejor alquilar el coche directamente desde Cuba. Puede pasar que no encontréis coche para el día que lo queréis y tengáis que esperar un día o dos, pero os ahorráis el sufrimiento previo. Y en este caso, si no tenéis alojamientos reservados a lo mejor podéis reajustar la ruta sobre la marcha… Otra alternativa para ir en coche es contratar un chófer que alquila el coche para todos los días (sale más caro porque evidentemente el se lleva su sueldo) pero, en nuestra opinión, condiciona más que ir por vuestra cuenta. Y si no, siempre queda la opción de ir cogiendo transportes públicos o taxis para moveros de ciudad en ciudad (hasta que encontréis un coche). Esto puede haceros perder más tiempo, ya que el transporte público en Cuba no sale casi nunca puntual y tardaréis más horas.

Para evitar la empresa que contratamos en primer lugar debéis vigilar porque opera con varias direcciones de Internet: cubacaribbean.com, cuba-travel.us, vamosacuba.net, havanatur.com, sejourcuba.com y e-travelcuba.com todas ellas propiedad de travelucion.com. Si queréis ir sobre seguro, las agencias físicas también tienen varios nombres: Cubacar, Havanautos y Transtur son la misma empresa y tienen dos direcciones de correo para reservas: cubacar@transtur.cu y havanautos@transtur.cu  y la web www.transtur.com. También podéis reservar por teléfono +53 (537) 835 0000 / +53 (537) 273 2277. Otra opción bastante segura sería reservar mediante una agencia con sede en nuestro país como por ejemplo onlinetours.

Queremos aprovechar para avisaros de que en Cuba es muy común que se pinche una, o varias, ruedas del coche (a nosotros nos pasó con dos a la vez). Justamente el seguro de coche con el que alquileis cubrirá todos los daños excepto las ruedas. Mucho cuidado, si pincháis, id directamente a una agencia del coche de alquiler que haya en la ciudad donde estéis y allí os dirán donde debéis ir a que os las cambien o reparen gratis. En cambio, hay muchas “poncheras” (sitios donde reparan ruedas) que te cobran 20 CUC por rueda y que, por lo que nos dijeron en la oficina de alquiler, no son muy de fiar y a la vez que te arreglan una, te pinchan otra. En nuestro trayecto hasta cambiar la rueda nos paró gente para que paráramos en una de estas poncheras.

Ya veis que alquilar un coche puede ser una gran odisea, así que lo mejor es armarse de paciencia y no rendirse a la primera negativa: hay que insistir un poquito con una sonrisa amable! Otra cosa que no hemos mencionado y es importante conocer: el estado de las carreteras…! Pero de esto os hablaremos en el siguiente post. ¡Estad atentos!

Nuestro coche de alquiler

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Dale amor y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba