10 cosas indispensables que debes saber antes de ir a Cuba

Estáis planeando viajar a Cuba y os asaltan algunas dudas? Tenéis ya los billetes y estáis organizando el viaje? En esta entrada explicamos las 10 cosas que creemos que son indispensables para saber si estáis organizando un viaje a Cuba y, como a nosotros en su momento, os avasallan mil dudas y topáis con algunos “problemillas” a la hora de hacer reservas de vuelos o coche, por ejemplo. Estos consejos son a partir de nuestra propia experiencia antes y durante el viaje así que esperamos que os sirvan de ayuda en vuestra preparación del viaje!

1. Vuelos internos

Comprar los vuelos para llegar a la isla no tiene ninguna diferencia con otros países. Las compañías que llegan a La Habana, Varadero o Santiago de Cuba operan también en Europa. Sin embargo, si quieréis coger vuelos internos la compañía que opera es Cubana de Aviación. Nosotros volamos de La Habana a Santiago de Cuba con ésta aerolínea. Durante la preparación del viaje intentamos comprar los billetes en la web pero por alguna causa no funcionaba. Nuestra alternativa fue comprar los billetes mediante agencia y escogimos Viajes el Corte Inglés. Solo nos costó 20 euros más por persona respecto a la web cubana y nos dio la seguridad de poder reclamar en sus oficinas si ocurría algún imprevisto. Unos familiares pudieron contratar directamente los vuelos en Cubana de Aviación, su vuelo se canceló y no obtuvieron ninguna compensación. Así que ésta es nuestra recomendación, para viajar a Cuba, aseguraos de poder reclamar.

2. Seguros de viaje

Para entrar en Cuba es necesario por ley tener un seguro de viaje de cobertura médica para toda la estancia. Nosotros lo contratamos junto con el vuelo porque nos pareció un buen precio (50-60 € por persona) pero hay muchas agencias y compañías de seguros disponibles. Desde aquí os recomendamos el seguro de Iati.

3. Visado

Para entrar en Cuba tendréis que haber tramitado el visado turístico con anterioridad a parte de presentar vuestro pasaporte válido, el billete de avión de vuelta y algún comprobante del seguro de viaje. En Barcelona se puede obtener el visado en el consulado de Cuba, el trámite es sencillo pero tendréis que hacer las colas típicas. Sin embargo, hay una forma aún más sencilla y rápida. Justo en el piso de debajo del consulado se encuentra la agencia de viajes Online Tours. Es una agencia especializada en Cuba y emiten ellos mismos los visados. Y todavía hay una noticia mejor, se puede hacer por Internet aunque tienen gastos de envío. Cuestan 22€ y sólo necesitáis los datos personales y de pasaporte de los viajeros que vayáis.

En nuestro caso, al vivir cerca, uno de nosotros fue a la agencia de viajes con los datos y la fotocopia de los pasaportes de todos. ¡Al cabo de 10 minutos teníamos los visados! Por cierto, dicen que han de llegar a Cuba intactos.

4. La moneda en Cuba

En Cuba existen dos divisas en curso: el Peso Nacional (CUP) y el Peso Convertible (CUC). El Peso Nacional es la moneda que utilizan los cubanos y no se puede obtener directamente desde el Euro. Primero se deben obtener los CUC que es la moneda para los turistas y luego cambiarlos por CUP (1 CUC = 23-26 CUP).

Cuando los cubanos se refieren al peso normalmente es su moneda CUP. En cambio muchas veces se refieren al CUC como dólar ya que al cambio 1 CUC es 1 dólar americano aunque al aplicarse algunas comisiones el cambio se asemeja más al Euro.

Lo mejor es cambiar los Euros a CUC allí mismo en las Casas de Cambio o CADECA (las hay en todos los pueblos). Allí también se pueden cambiar los CUC obtenidos por CUP.

El uso de cada moneda está restringido. En principio los turistas no pueden obtener CUP ni usarlos. De cara a nosotros sólo veremos que podemos pagar con ellos elementos de primera necesidad como comida en algunos puestos callejeros o bodegas. Todo es mucho más barato con la moneda nacional. Por poner un ejemplo, el Museo de la Revolución en La Habana cuesta 8 pesos nacionales para los cubanos y 8 CUC para los turistas, por lo que a nosotros nos cuesta unos 8 euros a diferencia de los 30 céntimos que cuesta a un cubano. Sin embargo, en los museos detectan a los turistas así que no se puede hacer trampa.

Por nuestra experiencia no sirve de mucho cambiar CUP, si volviésemos no cambiaríamos más de 5 euros. Aunque si sois de los que os gusta llevar de recuerdo alguna moneda o billete del país, debéis saber que el billete de 3 CUP tiene la imagen del Che y puede que os interese obtenerlo. Obtener esta moneda también sirve para pasar por la cola cubana en la heladería Coppelia de la Habana.

En 2013 Raúl Castro anunció la unificación de las monedas pero a fecha de la redacción de este artículo todavía no se ha llevado a cabo.

A la izquierda os mostramos un billete de tres pesos convertibles y las monedas (CUC) y a la derecha billetes y monedas de pesos nacionales.

5. Alojamiento (casas particulares)

Si estáis preparando vuestro viaje seguramente habréis leído en varios sitios sobre esta forma de alojamiento y puede que tengáis algunas dudas al respecto. Mientras redactábamos esta entrada este tema dio tanto de sí que decidimos dedicarle una entrada a parte y así poderlo explicar todo con más detalle. Podéis leerlo aquí mismo.

6. Alquiler de coche

Si quieréis alquilar coche para recorrer la isla a vuestro aire y no depender del transporte público esto os interesa mucho. El alquiler de coche fue el mayor “problema” que tuvimos tanto en la preparación del viaje como una vez allí. Os contamos el por qué y nuestros consejos para alquilar coche en este post que publicamos anteriormente.

Coche cubano y nuestro Peugeot de alquiler al fondo

7. GPS y Conducir en Cuba (estado de las carreteras)

En Cuba está prohibido llevar aparatos de GPS. Antes de ir leímos que te lo pueden quitar en el aeropuerto al llegar. De hecho, en la frontera al entrar escanean el equipaje de mano. Sin embargo, extrañamente sí que dejan llevar teléfonos móviles con GPS. Así que no nos la jugamos y nos bajamos la aplicación OpenStreetMap (MapsMe es otra opción más amigable que usa los mismos mapas) con la que os podéis descargar los mapas de un país y usarla offline. Va fenomenal y nos vino estupendamente para el viaje ya que las indicaciones en la carretera brillan por su ausencia!

Otro factor a tener en cuenta es que las carreteras en Cuba están en bastante mal estado. Hay una “autovía” que va de La Habana más o menos hasta el centro del país, pero no está terminada y además por falta de mantenimiento tiene muchos, (pero que muchos) baches, grietas y agujeros. Tiene tres carriles por sentido, de los cuales dos de ellos estarán en muy mal estado. Os podéis encontrar carros tirados por caballos, gente vendiendo fruta o ajos en el carril del medio, o coches del sentido opuesto que hacen un cambio de sentido o una salida por la izquierda en cualquier momento. Así que si la autovía está en este estado, imaginad las carreteras, muchas de ellas parecen caminos de carro. Se recomienda no circular a más de 60 km/h justamente por todo esto. Nosotros llegamos a conducir a un poco más de velocidad, pero algún susto tuvimos con baches inesperados. Además, la falta de señalizaciones hace que sea fácil perderse. También encontraréis con gente que os para y os asegura que no vais bien y que ellos os pueden llevar o indicar, ¡no hagáis caso!. Luego os llevan a otro sitio distinto. Por todo esto recomendamos al 100% descargarse unos buenos mapas para usar en el móvil.

Conduciendo por la carretera que cruza Holguín

8. Internet (Wifi)

Cuba está cambiando muy rápido y aunque el bloqueo con Estados Unidos continúa, se está abriendo al mundo. Muchos cubanos ya tienen smartphones, pero la conexión a Internet funciona de forma muy distinta. En Cuba no espereís llegar a las casas particulares y disponer de wifi… ¡PARA NADA! En las casas todavía no tienen Internet, solo aquellas personas que trabajan en instituciones públicas o universidades y, en ese caso, tienen algo parecido a la tarifa plana que teníamos aquí en el año 2000. No obstante, hay una red wifi pública distribuida en algunas plazas de las ciudades y pueblos. Habéis leído bien, ¡en algunas plazas! (que no en todas, ¡eh!). Eso sí, es muy fácil saber dónde hay conexión: si veis muchísima gente sentada en bancos, apoyada en árboles, de pie en una sombra de un árbol y mirando un móvil, definitivamente, ¡allí hay wifi!

Para conectarte a la wifi tendréis que comprar unas tarjetas llamadas “Nauta” en las oficinas de la empresa de comunicaciones ETECSA o en algunos hoteles. También encontraréis gente que las vende por la calle un poco más caras. Estas tarjetas tienen 2 o 5 horas de wifi y en 2016 costaban 2 y 5 CUC respectivamente. Cada una tiene un código que debes introducir al conectarte a la red y va descontando tiempo hasta que desconectas.

La velocidad de la wifi no es para tirar cohetes tampoco… Dependerá del sitio, de la cantidad de gente y de lo lejos que os pongáis de la antena. También se puede conectar a la wifi con las mismas tarjetas en las recepciones de muchos hoteles.

Si quieréis ahorrar un poco, se puede usar la opción Tethering que llevan algunos teléfonos móviles. Un teléfono se conecta a la wifi y otro se conecta a éste primer móvil mediante Bluetooth. Así, durante el mismo tiempo, disfruta de una sola conexión más de un móvil.

Targetas Nauta para conectarse a Internet

9. “No te dejes embaucar”

En Cuba mucha gente se gana la vida como puede. El sueldo medio de una persona suele ser de entre 14 y 30 CUC mensuales. El coste de los artículos de primera necesidad es bajo pero cualquier “lujo” que se quieran dar lo pagaran como un europeo o americano. Así, una cerveza cuesta entre 1 y 2 CUC. Además productos de higiene personal como jabones, champú, pasta de dientes o compresas no entran en la lista de artículos de primera necesidad.

Por todo esto no es de extrañar que mucha gente pida algunos de estos artículos por la calle, venda “cucuruchitos” de maní, alquile su casa o haga de taxista sin licencia para sacarse un sobresueldo con el que sobrevivir. A esta lista se añaden algunos servicios y timos. Os pararan el taxi para llevarse una comisión, os acompañarán andando a vuestro destino para luego sugeriros un sitio donde tomar una copa. Si quieréis evitar estas situaciones, que en ocasiones pueden llegar a ser molestas, rechazad educadamente aquello que os ofrezcan y no veáis claro. Los timos en Cuba no suelen ser de mucha monta y, en muchos casos el servicio vale la pena, ya que son todos muy amables y seguramente os explicarán cosas que no sabíais del país.

10. Clima

Nosotros viajamos a Cuba a finales de julio y principios de agosto, que es cuando el clima es más caluroso y húmedo. Preparaos para MUCHO calor, muchísimo! Calor sofocante nivel sudar a mares parado en una sombra. En estos meses las temperaturas son las más altas del año pero además hace mucha humedad y la sensación de calor es aún mayor.

Además, es época de lluvias y hay que ir preparado con un buen impermeable. Nada de paraguas, impermeable que  tape la mochila que llevéis encima. Porque llueve, (por así decirlo) casi cada día. Y digo llueve pero diluvia como si no hubiera un mañana. Tormentas tropicales que tal y como vienen, se van. ¡Alucinante! Así que cuando veáis que empiezan a caer gotas, lo mejor es buscar cobijo (si es en una terraza cubierta de un bar con un mojito en mano, mucho mejor) porque estas tormentas suelen durar entre 30 minutos y una hora, aunque en algún caso llegan a durar 2 horas. Eso sí, si os gusta la lluvia, os encantará ver llover de esa manera!

Tormenta tropical en La Habana

Esperamos que este post os haya gustado. Si queréis añadir información o tenéis preguntas dejad un comentario aquí abajo. ¡Os lo agradeceremos!

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Dale amor y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba