Pueblos con encanto en la Alsacia

En este post os traemos un poco más de información sobre los pueblos de la Alsacia que visitamos en nuestro road trip por la zona. La conocida “Ruta del vino” de la Alsacia discurre entre varios de los pueblos que visitamos en el camino entre Colmar y Estrasburgo y muchos de ellos son de parada obligatoria.

Es un recorrido muy recomendable para hacer en coche a tu aire. En la entrada de todos los pueblos hay parkings o zonas para aparcar y en la mayoría de ellos pagamos entre 2€ y 3€ (el precio era por día, aunque estuviéramos solo 2 horas).

Nosotros mostramos los pueblos que visitamos (más dos que teníamos en la lista y se quedaron en el tintero…), pero hay muchos más y todos son preciosos, así que escoged qué pueblos preferís visitar en función de los días de los que dispongáis y de la distancia con el lugar donde os alojéis. La mayoría de pueblos son bastante pequeños y se pueden ver varios en un día, pero como siempre decimos, todo depende del ritmo que llevéis a la hora de visitar lugares y lo que os guste entreteneros en cada sitio.

Detalles de la arquitectura de la Petite Venise en Colmar

Cómo organizar la ruta

Cuando hacemos ruta en coche siempre nos alejamos al máximo y vamos volviendo hacia nuestra ciudad de origen, en nuestro caso Estrasburgo, por eso los hemos ordenado de sur a norte. Ya os contamos en el artículo de la ruta por la Alsacia que dormimos en Estrasburgo y desde allí fuimos haciendo las visitas a los distintos pueblos. Si ahora tuviéramos que repetir el viaje en la misma época (navidad o invierno en general) lo organizaríamos de otra manera y pasaríamos unos días en Estrasburgo y el resto en Colmar. Así que nuestro consejo es que organicéis las visitas a los pueblos más cercanos a ambas en función del tiempo que queráis pasar en cada una, si este es vuestro caso. Otra opción es alojarse en más de un sitio, pero si disponéis de pocos días, como era nuestro caso, pensamos que esta opción no merece la pena por el tiempo que se pierde cada vez que cambias de alojamiento.

Dicho esto, aquí tenéis nuestra selección de pueblos:

Eguisheim

Empezamos un poco al sur de Colmar en este pequeño pueblo medieval amurallado: Eguisheim. Iniciamos nuestro recorrido por la Rue du Rempart, donde te encuentras con la esquina más icónica de este pueblo. Es inevitable pararse a fotografiarla. Continuamos por esta calle circular que da toda la vuelta al pueblo y fuimos callejeando hasta dar con la plaza central, la Place du Chateau donde se encuentra la capilla Saint-Léon y la fuente que recibe el mismo nombre y están dedicadas al papa León IX, que nació allí. De la plaza continuamos por la Grand Rue hasta llegar al mercado de navidad. Este pueblo esconde algunos de nuestros rincones preferidos de la Alsacia y te hace sentir como en un cuento! Y es por esto que no es de extrañar que sea de los más populares, por lo que si queréis disfrutarlo tranquilamente recomendamos ir muy temprano por la mañana antes de que se llene de turistas. ¡Perdeos por sus calles y dejaros cautivar por cada rincón!

Rue du Rempart, Eguisheim
Rue du Rempart, Eguisheim
Calles de Eguisheim
Rincones de Eguisheim
Rincones de Eguisheim
Detalles de una fachada en Eguisheim

Colmar

Colmar es el pueblo más grande de esta lista, supera los 60.000 habitantes y tiene un centro histórico precioso que recibe el nombre de “la Petite Venise” por los canales que lo cruzan. El imprescindible Quai de la Poissonnerie, a orillas del río Lauch, es donde se encuentra la estampa más popular de Colmar con las coloridas casas medievales con entramado de madera que os dejarán sin aliento! Además, en muchas de las plazas y calles de Colmar hay mercados navideños y podemos aseguraros que aquí lo dan todo a la hora de decorar la ciudad: calles, fachadas, mercados navideños… Colmar es una explosión de navidad. Debe ser por esto y por el indudable encanto que tiene que hay muchísima (incluso demasiada) gente. Si visitáis la ciudad en otra época, no os quepa duda que os gustará igual.

Nosotros estuvimos dos horas porqué oscurecía, hacía un frío terrible y teníamos que volver a Estrasburgo (nuestro “campamento base”). Para mi, me supieron a poco. Me habría quedado a disfrutar mucho más de Colmar. Así que como comentábamos al principio del post, recomendamos que paséis alguna noche aquí. Esto tiene la ventaja de que podéis disfrutar más de la ciudad tanto de día como de noche, sin tantísima gente, además de que tendréis algunos de los pueblos imprescindibles a ver de la Alsacia bastante más cerca que desde Estrasburgo.

La Petite Venise, en Colmar
La Petite Venise, en Colmar
Mercado de Navidad en Colmar
Colmar

Kaysersberg

El pueblo de Kaysersberg, junto a Riquewihr i Ribeauvillé, es uno de los más conocidos de la zona y son parada obligatoria en la conocida “Ruta de los Vinos”. Así que para llegar a él se atraviesan algunos campos llenos de viñedos. Si visitáis la Alsacia ya adelantada la primavera o verano los encontraréis bien verdes y si lo hacéis en otoño, estarán preciosos bañados de amarillo, rojo y naranja. La época en la que fuimos es quizás la menos agradecida en cuanto a paisaje de viñedos, pero aun así tenían su encanto y pudimos hacer alguna foto chula con la luz del atardecer.

Kaysersberg es bastante pequeño, por lo que se puede ver paseando tranquilamente en una hora pero, como siempre decimos, todo depende de cada uno. Es muy común entre los turistas visitar los tres pueblos de la ruta del vino en un día. En Kaysersberg, a parte de más calles empedradas y casas de colores, es muy conocido el puente de piedra fortificado que cruza el río. La estampa desde aquí no tiene desperdicio! Y desde este punto podéis seguir por la Rue Generale de Gaulle hasta llegar a la iglesia románica de Sainte Croix y la fuente Constantin. Igual que en el resto de pueblos, lo mejor es desviarse de las calles principales, callejear y andar sin rumbo fijo. ¡Os váis a enamorar de cada rincón!

Kaysersberg
Kaysersberg
Kaysersberg
Kaysersberg

Riquewihr

Este encantador pueblo fortificado se encuentra al norte de Colmar y Kaysersberg, justo en el corazón de los viñedos de la Alsacia. En muchos sitios lo nombran el pueblo con más encanto de la Alsacia, así que lo mejor es ir y juzgarlo uno mismo! 😉 Nosotros entramos a Riquewihr por la torre Dolder y bajamos por la calle principal que cruza el pueblo (Rue Generale de Gaulle). Al final de esta calle se encuentra el ayuntamiento y el mercado de navidad en diciembre. No obstante, y como en el resto de pueblos, todas las casitas, fuentes y calles del pueblo estaban decoradas con adornos navideños. De nuevo, lo mejor una vez recorrida la calle principal es perderse por las callejuelas colindantes a descubrir rinconcitos con mucho encanto.

Viñedos cerca de Riquewihr
Riquewihr desde la entrada de la torre Dolder
Calle de Riquewihr
Detalles de las fachadas de Riquewihr

Hunawihr

Queda entre Riquewihr y Ribeauvillé y aunque nosotros no tuvimos tiempo de visitarlo a pesar de tenerlo en la lista, pensamos que merece la pena verlo. Por las fotos que hemos visto es muy parecido al resto, pero no obstante, cada uno de estos pueblecitos tiene un encanto particular y encuentras algo que lo diferencia del resto.

Ribeauvillé

Al norte de Colmar y de Riquewihr encontramos Ribeauvillé. A diferencia de otros pueblos donde el centro histórico es peatonal y se puede pasear tranquilamente a tus anchas por las bonitas calles, en Ribeauvillé circulan los coches, y a nosotros, esto le resta encanto. Nosotros llegamos de noche y ya estaba casi todo cerrado, de manera que nos quedamos poco rato, teniendo en cuenta que nos quedaba aún un buen rato hasta Estrasburgo y ya era un poco tarde. Además, lo que veíamos no nos llamaba tanto la atención como los pueblos que ya habíamos visto antes durante el día. Esto no quiere decir que no merezca la pena, quizás fue por el momento en que lo visitamos, pero no nos cautivó como el resto.

Ribeauvillé
Ribeauvillé

Bergheim

Nos faltó tiempo para visitar Bergheim, al norte de Ribeuavillé, igual que nos pasó con Hunawihr, pero nos hubiera encantado descubrirlo. Por lo que si disponéis de más días o visitáis la Alsacia en primavera o verano cuando los días son más largos y cunden más que en invierno, ¡no dudéis en hacer parada aquí!

Gengenbach

Estrasburgo hace frontera con Alemania, y a pocos minutos se encuentra este pueblo: Gengenbach, un pueblo alemán con muchísimo encanto y un par de mercados navideños en dos de las plazas principales donde poder degustar un buen Glühwein (el vino caliente típico de Alemania) y un rico Wurst. La arquitectura de las casas es como la del resto de pueblos de la Alsacia, quizás no tan colorido pero precioso. Es muy pequeño y por nuestra experiencia en un par de horas se puede visitar perfectamente.

Gengenbach
Calle de Gengenbach
Mercadillo navideño en Gengenbach

Estrasburgo sería la última ciudad de esta ruta, de la que ya os hablamos en el post “Navidad en la Alsacia: Qué ver en Estrasburgo”.

Esperamos que os haya gustado este artículo y os sirva si estáis organizando un viaje por la Alsacia. Si tenéis cualquier duda o queréis añadir información dejad un comentario!

¡Hasta pronto!

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Dale amor y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba